J!Analytics

Buscar columnistas

Recibe las noticias en tu e-mail


Pablo Lorente

¿ERES UN LAZARILLO?

La cosa viene de lejos, me gusta el año 1554. La fecha no es significativa porque la cosa, como digo, debe de venir de lejos, pero en ese año un autor anónimo publicó un libro que da origen al invento, y es que todo español lleva un pícaro dentro. En ese año, se publicó El Lazarillo de Tormes.
No quiero parecer insensible porque soy consciente de que mucha gente lo pasa mal en términos económicos, seis millones de parados son muchos parados. Ello se traduce en miles de desahucios —35.098 el año 2013— y no pocos problemas de todo tipo derivados del paro. Y sin embargo, y repito que no quiero parecer insensible, la gente sigue haciendo cola en restaurantes para cenar, la campaña de esquí es bastante decente por lo que se cuenta, en los bares los parroquianos siguen en su sitio y, de momento, la revuelta social esperable no se produce. ¿Cómo es posible?
Estos días se ha publicado un informe realizado por técnicos de Hacienda y el profesor Jordi Sardá (El avance del fraude durante la crisis). La conclusión más llamativa es que casi el 25% del producto interior bruto es economía sumergida. Hay otras curiosidades, como que el 17% de los billetes de 500 euros en movimiento en Europa está en España —no he visto nunca ninguno—, y sí, somos los campeones europeos de esta práctica, nada nuevo bajo el sol, lo explicaba ya algún genio en el año 1554.
¿Con IVA o sin IVA? ¿Han escuchado alguna vez esta frase? Y no es de extrañar, sobre todo si tenemos en cuenta que el partido que nos gobierna anda entre las penumbras del caso Bárcenas, que las obras de Plaza en Aragón siguen bajo sospecha, que uno de los principales sindicatos de España está investigado por usar el dinero para crear más empleo en otros menesteres etc. Así que bueno, la lista sería larga pero la conclusión mucho más breve, ¿por qué el ciudadano se iba a comportar honestamente si el político no lo hace?
Lo terrible de todo esto, y quizá sea una de las conclusiones más llamativas de la crisis, es que no queda claro que la gente se dé cuenta de que las cosas hay que pagarlas. Ir al médico no es gratis, ni las carreteras se construyen solas, ni el alumbrado público funciona por sí solo, se paga con los impuestos, así que bueno, mejor con IVA, y dejemos los pícaros para los libros.

 

Compartir

 

-