J!Analytics

Buscar columnistas

Recibe las noticias en tu e-mail


Pablo Lorente

“Bring back our girls”

Uno de los descubrimientos más inquietantes en la vida es ser conscientes de la maldad que encierra el ser humano.

Nigeria está a 3741 kilómetros de Zaragoza, lejos o muy lejos, depende. Sin embargo, nos enteramos de vez en cuando de algunas “entrañables” noticias de este país del que tanto sabemos y tanto nos interesa. La última es el secuestro de más de 200 adolescentes por el grupo terrorista Boko Haram, cuyo nombre viene a querer decir “la educación no islámica es pecado”. Y esta noticia tiene todavía vigencia, en gran parte, porque los secuestradores han innovado y las han dejado vivas, de momento.

Por otro lado, la comunidad internacional ha reaccionado con vigor, esto es, muchos personajes públicos se han hecho una fotito con un cartel, o cacho de papel, en donde se leen las palabras que dan título a este escrito (traed a nuestras crías, en traducción algo libre). En cualquier caso, en un vídeo aparecido hace unos días, los integrantes de este grupo afirman que ya las han convertido al Islam, así que nos podemos quedar tranquilos.

Otras de las acciones de este grupo: voladura de un puente entre Nigeria y Camerún (30 muertos), el ataque a la población de Gamboru (300), a la escuela de Yube (59) y así suma y sigue, hasta llegar a la cifra de unos 4.000 muertos en los últimos tiempos, en su mayoría cristianos —como las niñas secuestradas— y miembros del ejército o la policía.

No sabremos qué pasará, o lo sabremos cuando Hollywood haga una película, quién sabe. A lo mejor los EE.UU. o China (en los últimos días han atacado plantas chinas en Camerún) mandan a algunos equipos especiales de sus ejércitos; a lo mejor se conforman con contratar a una empresa de servicios de seguridad (mercenarios); a lo mejor Europa colabora en la liberación —a tiros, claro— de las muchachas o, a lo mejor nadie hace nada de nada y el mundo sigue girando.

En cualquier caso, lo único cierto es que el mundo son muchos lugares  que funcionan a muy diferentes velocidades, con suertes diversas para sus pobladores y formas de pensar y actuar dispares. También, que si alguno busca un destino exótico para estas vacaciones, el Ministerio de Asuntos Exteriores desaconseja el viaje “salvo por razones de extrema necesidad”.

Si queréis emociones fuertes visitad la provincia de Teruel, vais a alucinar.

 

Compartir

 

-